Aunque alquilar una vivienda supone menos papeleo que comprarla, es necesario realizar una serie de trámites para evitar sorpresas al momento de firmar el contrato.  En este artículo te mostramos cuales son los pasos que debes seguir para alquilar una vivienda de forma segura.  Para ello es necesario diferenciar los pasos a seguir antes de firmar un contrato, con aquellos elementos que se deben tener en cuenta luego de firmado el contrato de alquiler.

Antes de firmar el contrato:

1.Verificar que se trate del propietario de la vivienda:

Comprobar que quien alquila es el propietario de la vivienda puede evitarte muchos problemas.  Para comprobar este elemento es necesario verificar dicha información en la nota simple, la cual se debe solicitar al registro de propiedad. Esta nota contiene toda la información sobre la titularidad y las cargas de los inmuebles inscritos en todos los registros de la propiedad de España.

2. Acreditar su solvencia al propietario

Alquilar una vivienda puede representar un riesgo para el propietario, por ello el propietario debe asegurarse que el nuevo inquilino posee la solvencia necesaria para asegurar el pago del alquiler.  Por eso, el propietario puede pedir documentación adicional para evaluar la capacidad de pago del inquilino. Generalmente, el inquilino debe entregar al propietario o la agencia negociadora del alquiler una copia de la nómina, la declaración de renta y los movimientos bancarios.

3. Garantías Adicionales

En caso de que el propietario del inmueble considere que la capacidad del pago del inquilino es insuficiente, podrá pedirle una garantía adicional. Este respaldo extra, podrá ser aportado mediante la constitución de un aval a través de un banco o de un familiar, la prenda sobre un seguro de ahorro, como se ofrece aquí o mediante la entrega de dinero en depósito.  Si el nuevo inquilino solicita una prenda sobre un seguro de ahorro, tendrá que aportar la documentación a la entidad financiera para la obtención de dicho aval.

4. Contenido del contrato

Antes de proceder a la firma del contrato, es necesario negociar las condiciones del alquiler.  Para ello, te aconsejamos verificar que las condiciones que se aplicarán durante todo el tiempo que vivas en esa casa sean las más beneficiosas para tí.  Los elementos a tener en cuenta son: precio, renta mensual, duración del contrato, así como quién se hará cargo de los gastos de comunidad, impuestos, seguro o el pago de los arreglos en caso de averías en la vivienda, entre otros.

Luego de firmado el contrato:

1. Comprobar el depósito de la fianza por parte del propietario

La ley obliga al propietario a depositar la fianza en el organismo competente de la comunidad autónoma, por ello es necesario comprobar que el propietario así lo haya hecho.

Ello, permite al inquilino recuperar la fianza una vez que se abandone el piso y no encontrarse con sorpresas como por ejemplo que el propietario haya invertido el dinero en otra cosa y no pueda devolver el dinero.

No olvides: el nuevo inquilino puede desgravar el pago del alquiler si cumple los requisitos exigidos por la ley.  Para ello, algunas comunidades autónomas exigen que el propietario deposite la fianza en donde se le exige por ley. Generalmente, pueden beneficiarse de estas deducciones fiscales los menores de 35 años, o en el caso de alquiler de vivienda vinculada a operaciones de dación en pago.

En caso de que el propietario no haya depositado la fianza, el inquilino no podrá beneficiarse de estas deducciones fiscales.

2. Verificar el monto de los impuestos por alquiler

Muchas personas desconocen que el alquiler de una vivienda implica el pago de un impuesto conocido como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). Por ejemplo el alquiler de 850 euros supone el pago de unos 200 euros de ITP.

Al momento de mudarte es probable que también necesites dar de alta la luz o el gas en tu nueva vivienda, en el siguiente enlace encontrarás toda la información relacionada con la puesta en servicio de la electricidad y el gas. En este sitio encontrarás las principales comercializadoras y distribuidoras de electricidad, así como las diferentes ofertas de energía, tarifas, plazos de intervención y teléfonos.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mediante la publicación de mi comentario confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad